Lo que en verdad importa

¿Qué me importa?

Mi familia, mi vida, mi trabajo.

¿Qué me importa?

Me importa estar viva. Pues mientras tengo vida lo tengo todo. Tengo oportunidad. Puedo equivocarme pero si tengo vida puedo corregir.

Esta mañana desperté nostálgica. Siento un infinito  agradecimiento de estar viva.

Estar viva me da tantas oportunidades de poder compartir con mis semejantes mi tiempo. Porque mi tiempo es vida. Y la vida es lo único que no puede comprar el dinero.

Nada compra un día un minuto de vida. Somos afortunados de estar respirando.

Siento tantos deseos de llenar de alegría cada segundo y poder contagiar a los demás de este entusiasmo que viene del espíritu.

Pero volviendo a lo que pregunte al inicio ¿Qué es lo que realmente importa? ¿Qué responderías tú?

Y si realmente importa ¿Qué hago para darle un lugar importante?

El día de ayer acompañe a mi hijo al médico. Tiene un problema en su columna. Cuando lo escuchaba triste deseaba de corazón estar en su lugar. Soportar cualquier dolor no importa lo intenso que este sea con tal de que él este bien. Me di cuenta de cuanto amo a mis hijos. Que daría mi vida por ellos sin dudarlo un segundo. Y por un momento sentí que de la forma más infinita me ama Dios a mí, a ti y cada uno de nosotros. Sentí un gozo profundo y la paz en medio del caos me cubrió.

Hoy me encuentro escribiendo este blog  llena de fe que todo es para nuestro bien. Confió que todo saldrá bien. Recuerdo lo vulnerable que somos y como establecer con claridad nuestras prioridades es fundamental.

¿Qué es lo que importa?

Amar

En medio de mis lagrimas me siento afortunada de sentir que estamos vivos y eso es una oportunidad para seguir adelante cuidando lo verdaderamente importante.

Gracias por leerme. Quien quiera que seas “Ama” estas a tiempo si estas vivo.

IMG_20170813_172744

¿Qué es lo verdaderamente importante?

imgres-2

¿Cómo saber qué es lo verdaderamente importante?

Muchas personas viven sin detenerse a responder esta pregunta. Eso provoca que no estén conscientes. Que otros manejen su vida. Que no disfruten. Que estén sin rumbo.

Cuando decidí sentarme a establecer mis prioridades todo fluyó mejor.

¿Qué es una prioridad?

Hasta que no te planteas este tipo de reflexiones, no eres consciente de las prioridades que has elegido sin darte cuenta.

Salud, dinero, familia, amor.

¿A que dedicas más tiempo?

Eres de los que dices que la prioridad es la familia y pasas escasos segundos con ellos.

“Donde esta tu corazón esta tu Dios”

Obviamente dedicas más tiempo a lo que consciente o inconscientemente valoras más.

Por ello te invito a detenerte y responder tus prioridades.unnamed

Establece por orden de importancia tus prioridades. Si dices Dios, el amor, la paz interior, pues ahora se honesto(a) y observa en que pasas más tiempo y te darás cuenta si eres coherente o no.

Las prioridades pueden cambiar. No son estáticas. Vuelve a hacer un examen de consciencia y responde.

¿Cuales son tus tres prioridades? ¿Qué es lo más importante para ti?

Lo más importante para mi:

1.- Tener paz interior entonces ¿Cuanto tiempo dedico a restablecer esa paz?

2.- Salud ¿Cuanto tiempo invierto en cuidar de mi salud para preservarla? ¿Cómo cuidar más de mi salud? ¿Qué hago en contra de mi salud?

3.- Mi familia (Incluye mi pareja) ¿Cuanto tiempo y en que forma convivo con mi familia? ¿Cómo les demuestro mi amor?

El tipo de tus prioridades son personales. Podrá ser Dinero, diversión, amor, o trabajo, dinero, reconocimiento. Solo tú determinas tus prioridades.

Te invito a que hagas este ejercicio:

Escribe tus tres prioridades y después escribe tres preguntas en cada prioridad que te reubiquen en el camino correcto a satisfacerlas.

Te comparto la siguiente historia para tener más claro el punto:

“Un día, un anciano profesor fue llamado como experto para hablar sobre la planificación más eficaz del tiempo a los mandos superiores de algunas importantes empresas norteamericanas. Entonces decidió probar un experimento. De pie, sacó de debajo de la mesa un gran vaso de cristal vacío. A la vez tomó también una docena de grandes piedras que colocó con delicadeza, una por una, en el vaso hasta llenarlo. Cuando ya no se podían meter más, preguntó a los alumnos: «¿Les parece que el vaso está lleno?», y todos respondieron: «¡Sí!». Esperó un instante e insistió: «¿Están seguros?».

Se inclinó de nuevo y sacó de debajo de la mesa una caja llena de gravilla que echó con precisión encima de las grandes piedras, moviendo levemente el vaso para que se colara entre ellas hasta el fondo. «¿Está lleno esta vez el vaso?», preguntó. Más prudentes, los alumnos comenzaron a comprender y respondieron: «Tal vez aún no». «¡Bien!», contestó el anciano profesor. Se inclinó de nuevo y sacó esta vez un saquito de arena que, con cuidado, echó en el vaso. La arena rellenó todos los espacios que había entre las piedras y la gravilla. Así que dijo de nuevo: «¿Está lleno ahora el vaso?». Y todos, sin dudar, respondieron: «¡No!». En efecto, respondió el anciano, y, tal como esperaban, tomó la jarra que estaba en la mesa y echó agua en el vaso hasta el borde.

Se inclinó de nuevo y sacó de debajo de la mesa una caja llena de gravilla que echó con precisión encima de las grandes piedras, moviendo levemente el vaso para que se colara entre ellas hasta el fondo. «¿Está lleno esta vez el vaso?», preguntó. Más prudentes, los alumnos comenzaron a comprender y respondieron: «Tal vez aún no». «¡Bien!», contestó el anciano profesor. Se inclinó de nuevo y sacó esta vez un saquito de arena que, con cuidado, echó en el vaso. La arena rellenó todos los espacios que había entre las piedras y la gravilla. Así que dijo de nuevo: «¿Está lleno ahora el vaso?». Y todos, sin dudar, respondieron: «¡No!». En efecto, respondió el anciano, y, tal como esperaban, tomó la jarra que estaba en la mesa y echó agua en el vaso hasta el borde.

En ese momento, alzó la vista hacia el auditorio y preguntó: «¿Cuál es la gran verdad que nos muestra ese experimento?». El más audaz, pensando en el tema del curso (la planificación del tiempo), respondió: «Demuestra que también cuando nuestra agenda está completamente llena, con un poco de buena voluntad, siempre se puede añadir algún compromiso más, alguna otra cosa por hacer».

«No –respondió el professor–; no es eso. Lo que el experimento demuestra es otra cosa: si no se introducen primero las piedras grandes en el vaso, jamás se conseguirá que quepan después». Tras un instante de silencio, todos se percataron de la evidencia de la afirmación. Así que prosiguió:

«¿Cuáles son las piedras grandes, las prioridades, en su vida? ¿La salud? ¿La familia? ¿Los amigos? ¿Defender una causa? ¿Llevar a cabo algo que les importa mucho? Lo importante es meter estas piedras grandes en primer lugar en su agenda. Si se da prioridad a miles de otras cosas pequeñas (la gravilla, la arena), se llenará la vida de nimiedades y nunca se hallará tiempo para dedicarse a lo verdaderamente importante.

Así que no olviden plantearse frecuentemente la pregunta: “¿Cuáles son las piedras grandes en mi vida?” y situarlas en el primer lugar de la agenda». A continuación, con un gesto amistoso, el anciano profesor se despidió del auditorio y abandonó la sala”.

El siguiente video te invita a poner atención en lo que necesitas. Es muy importante que realices la actividad. Solo ten hojas y colores a la mano.

El minimalismo en tu trabajo

1689479_1150747271624482_626445023_n

¿En qué trabajas?

¿Por qué trabajas?

¿Para qué trabajas?

¿Eres feliz en tu trabajo?

He estado trabajando con el tema del minimalismo intensamente. Me ha parecido tan interesante toda la información recabada. Empezando por deshacerme de lo que no me funciona. En esta ocasión quiero concentrarme en el trabajo.

¿Cómo aplicar el minimalismo al trabajo?

Hay quienes trabajan por trabajar. Sin sentido y en automático. Solo llenan tiempo sin sentir pasión por lo que hacen y la pasión es vida. Lo que en otras palabras significa que actuamos como sonámbulos. Y como tales volvemos a casa sin energía.

Si no haces lo que más amas entonces aprendamos a amar lo que tanto hacemos.

En mi libro “Ser feliz el éxito más grande” el personaje Eduardo un hombre de mucho éxito pero cansado de la vida nos comenta:

EL PARAÍSO Y EL INFIERNO LO LLEVAMOS EN NUESTRO INTERIOR

¿Qué te gusta de tu trabajo?

¿Qué no te gusta de tu trabajo?

No se vale decir todo o nada. Se honesto (a) al responder. Créeme vale la pena hacerlo.

No contestes de manera automática. Toma tiempo para responder. Tal vez prepara una taza de café o té y date un espacio en silencio para escucharte.

¿Este trabajo que estas realizando es bueno para tu espíritu?

Que pregunta más rara. Pero muy importante. Inviertes tiempo de tu vida y este NO ES RECUPERABLE.

Tu trabajo debe ser fuerza creadora para ti y para los demás. Si tu estas cerca de tu esencia te será fácil responder.

Sigamos con las preguntas.

¿Cómo has llegado a trabajar en lo que haces ahora?

Escribe todo lo que viene a tu mente. Acepta toda la información.

¿Estas dispuesto a pasar más tiempo de tu vida haciendo lo que haces sin entusiasmo?

Si tienes que hacerlo porque no hacerlo con amor.

Si he decidido no seguir en este trabajo. Recuerda despedirte con amor.

Si ya no seguirás piensa muy bien a que te vas a dedicar.

¿Estas cambiando tu tiempo por dinero?

Recuerda que aplicando el minimalismo a nuestro trabajo, no es necesario ganar más si no necesitar menos.

¿Estas en la línea de la abundancia?

Para mi la abundancia es creer que nada hace falta. Que no tengamos miedo a la carencia. Que aportas con tu trabajo un valor al mundo y lo natural es que regrese con la misma generosidad esa energía de entrega.

Lo que hacemos desde el corazón ese es nuestro trabajo. Nuestro trabajo es encontrar oportunidades de aplicar nuestros talentos.

En pocas palabras: Si logras definir lo que amas y lo haces bien, estas en el camino correcto.

Cuando lo que te pagan deja de ser lo prioritario estas donde debes de estar. Ya que disfrutas estar haciendo lo que tanto te gusta.

entrepreneur-593371_1920

¿Cómo saber que estoy aplicando el minimalismo en mi trabajo?

1.- Cuando te acuestas motivado sabiendo que al otro día vas a trabajar.

2.- Duermes profundo

3.- No estas esperando días feriados para no ir

4.- Cuando ni piensas en jubilarte

5.- Cuando no dejarías tu labor aun cuando te ganarás la lotería.

Confucio decía “Elige un trabajo que te guste y no tendras que trabajar un solo día de tu vida”

Pero ¿Qué tal si me gusta mi trabajo pero no me siento satisfecho?

Te presento una serie de características del trabajo minimalista. Es decir el trabajo consciente. Porque el minimalismo trata de que vivas con menos para tener más tiempo y más calidad de vida.

1.- Has lo que amas

2.- Apasiónate en ello

3.- Piensa en que todos ganen

4.- No dañes a nadie y cuida del universo

5.- Genera dinero, administra, ayuda.

Recuerda que no hay un crecimiento profesional si antes no hay un crecimiento personal.

frog-1339892_1920

Despréndete de lo material

imgres-8

¿Cómo desprenderte de lo material?

Nos estorban tantas pero tantas cosas en nuestra vida.Damos demasiada importancia a lo material. A poseer a preocuparnos por el NO tener. A olvidarnos del Ser.

¿Cuantas veces has comprado algo que NO necesitas?

Unknown-1

¿Cómo llegó esto a mi casa?

Seamos honestos. Tal vez sin darnos cuenta lo hemos hecho. Se trata de una conducta que cada vez va más en aumento.

ad7ba38c1ad50d7ea69053ae976842d8

Un ejemplo de este problema es el uso de tarjetas de crédito en compras a meses sin intereses de cada vez más objetos que NO necesitamos.

Te comparto el caso de mi amiga Cristi. Tiene una hermosa casa. Pero  no cabe en ella porque esta saturada de muebles y objetos innecesarios. ¿Qué esta pensando hacer? Comprar otra casa más grande.

Solo son su marido y ella. Trabajan horas extras para poder seguir cubriendo los gastos tan excesivos.

También lo reconozco en mi vida. Hasta hace unos meses se me hacían tan fácil comprar algo que no necesitaba. Lo llamaba mis caprichos. Pero hoy estoy consciente que no adquiero cosas solo con dinero sino con tiempo de vida.

Pero veamos un ejercicio práctico al respecto:

Revisemos nuestros bienes materiales. Ahora inicia con el desprendimiento. No debemos obligarnos a vaciar nuestra casa. Solo pretendo que saquemos los objetos inútiles.

Muy a menudo te sorprenderá darte cuenta que tener tantas cosas complica nuestra vida.

Aprendamos a definir que es lo importante.

Despréndete de lo que No te sirve:

Despréndete de lo inútil

Despréndete de lo que roba tiempo a tu vida

Despréndete de lo que no tiene razón de ser para ti.

Descubre como no es el tener sino el ser el que nos da sentido a nuestra existencia.

Tiempo es nuestro mayor recurso

images

Siempre tenemos tiempo para lo que nos importa.

Donde esta tu corazón esta tu Dios.

Si eres de los que dicen no tener tiempo para…

Mejor cambia la frase a No quiero hacerlo…

Así de fácil. Para que tanto brinco si el suelo esta parejo.

Si eres honesto. Si somos honestos con nosotros mismos, sacamos tiempo de donde sea para lograr lo que nos interesa.

1295746_livsfilosofi

Seguramente has escuchado la siguiente reflexión:

 

Sabes hijo, nunca he tenido tiempo para jugar contigo.

Encontré tiempo para todo, menos para verte crecer. Nunca he jugado al dominó, a las damas, al naipe o a la batalla naval contigo, y siento que me necesitas, pero sabes, soy muy importante y NO TENGO TIEMPO. Soy tan importante para los números, invitaciones sociales y una serie de compromisos ineludibles, y dejar todo esto para sentarme a jugar en el suelo contigo…. NO, NO TENGO TIEMPO.

Un día viniste hasta mí con el cuaderno de la escuela. Ni lo miré, seguí leyendo el diario. Al fin de cuentas los problemas internacionales son más serios que los de mi casa. Nunca he visto calificaciones tuyas, ni sé quién es tu maestra. No sé ni cual fue tu primera palabra. Pero tú entiendes. NO TENGO TIEMPO. De qué sirve saber las mínimas cosas de ti, si tengo tantas cosas grandes que hacer.

Vaya como has crecido. Ya superaste mi cintura. Estás alto. No me había dado cuenta de eso; porque día y noche mi vida es una carrera. Y cuando tengo tiempo prefiero usarlo afuera. Y si lo uso aquí me pierdo enmudecido frente al televisor y la radio, porque la televisión y la radio son muy importantes y me informan mucho.

Sabes, hijo mío, la última vez que tuve tiempo para ti, fue una noche de amor con tu mamá cuando te hicimos. Sé que te quejas. Sé que sientes falta de un palabra, de una pregunta mía, de un juego, de un puntapié en tu pelota, pero NO TENGO TIEMPO.

Sé que sientes falta de mi abrazo, de reír, de jugar conmigo, de ir a pie hasta la esquina a comprar refrescos, de correr hasta el kiosco a comprar Pato Donald. Pero sabes cuanto hace que no ando a pie por la calle. NO TENGO TIEMPO. Pero tú entiendes : soy un hombre importante, tengo que atender a mucha gente, dependo de ellos. Hijo, tú no entiendes de negocios, en realidad soy un hombre sin tiempo. Yo sé que te enojas porque las pocas veces que hablamos es monólogo, sólo yo hablo y el 99 por ciento es discusión.
¡QUIERO SILENCIO!

¡ Quiero tranquilidad ! y tú tienes la pésima costumbre de venir corriendo encima de mí, tienes la manía de saltar en mis brazos. Hijo NO TENGO TIEMPO para abrazarte, NO TENGO TIEMPO para hablar sin ton ni son con chicos, ¿ qué entiendes tú de computadoras, cibernética, nacionalismo ?

Sabes, hijo mío, NO TENGO TIEMPO. Pero lo peor de todo, lo peor de todo es que si te murieses ahora, ya en este instante me quedaría con un dolor en la conciencia y en el corazón, porque NUNCA, NUNCA HE TENIDO TIEMPO PARA JUGAR CONTIGO. Y en la otra vida, seguramente Dios no tendrá tiempo de por lo menos dejarme verte, dejarme abrazarte y darte un beso.

imgres-2

Es muy antigua, pero a la vez bastante actual.

Tú ¿Para qué NO TIENES TIEMPO?

Esta semana estableceré prioridades y definitivamente SI TENDRÉ TIEMPO.

Gracias a Dios es Lunes

Tu amiga Blanca Mercado

1 2 3 4 5 94