El desapego minimalista

download-1

La sabiduría del despego es el tema que quiero hoy trabajar contigo. Te invito a que lo tomes con calma porque viente con todo.

“El que es desinteresado lo posee todo. Porque no quiere nada. En cuanto dejes de desear algo, lo obtendrás multiplicado”

El minimalismo es una filosofía que va de la mano con el desapego.

Necesito quedarme un poco aquí antes de seguir. Es demasiado sencillo y por lo tanto profundo.

Es todo lo contrario a lo que me han enseñado o yo he querido aprender. Siempre pensé que el desear hasta la terquedad era la formula de mi éxito. “Si lo quiero lo consigo”.

Este principio rompe mis paradigmas. Eso me molesta bastante ¿No se a ti?

Pero ya más calmada (una taza de té de tila ayuda bastante) ¿Y si fuera verdad?

Mi vida había sido hasta ahora muy intensa. Efectiva pero intensa. Trabajar, comprar, trabajar, comprar, comprar, trabajar. ¡Vaya formula!

¿Qué es el deseo?

¿Hace daño desear?

¿Se puede desear sanamente?

¿Cómo voy a conseguir lo que deseo, dejando de desearlo?

Por un momento me sentí perdida. Pero de pronto se hizo la luz.

El deseo surge del anhelo y genera la motivación y el impulso para lograrlo. El deseo nos lleva a satisfacer nuestros anhelos.

Existen dos clases de deseo:

a) El deseo preferencia

b) El deseo exigencia

El deseo exigencia, es egoísta, se basa en la parte más obscura de la persona. Es desgastante y destruye. La vida de quien desea de esta forma se llena de problemas en las que siempre figura como la víctima.

El deseo preferencia es el deseo desinteresado y nos llena de paz y tranquilidad. “Hágase tu voluntad señor”

¿Cómo podemos vivir el desapego en nuestra vida?

Deseando pero a la vez soltando el deseo. Buscando sentido al resultado. Sabiendo que lo mejor para todos es lo que vendrá.

El deseo sin apego da libertad.

El desapego se basa en la belleza de la incertidumbre. Lo deseo pero lo dejo en manos del Universo. Que posiblemente tenga planes mejores para mí. Y eso esta bien.

Se que esto último se opone a la lucha constante por lograr nuestros sueños. Pero ¿Si fuera esto verdad?

Te comparto que hace cuatro años tome un año sabático. En el que literalmente deje todo en manos de Dios. Extrañamente fue el año en que viaje a más lugares y todo se resolvía de una manera sencilla.

Sinceramente da miedo tanta belleza. Después del año que me di permiso, comenzó de nuevo mi carrera de lucha contra los obstáculos para lograr mis deseos. Debo confesarte que durante ese año “No use dinero” era parte de mi experimento.

¿El desapego es posible?

 

La ley del desapego dice que para conseguir cualquier cosa en el universo físico debes primero renunciar a él. Pero te aclaro no renuncias a tu intención. Renuncias al apego del resultado.

images-1

El desapego hace tu vida ligera

» Read more

¿Qué es lo verdaderamente importante?

imgres-2

¿Cómo saber qué es lo verdaderamente importante?

Muchas personas viven sin detenerse a responder esta pregunta. Eso provoca que no estén conscientes. Que otros manejen su vida. Que no disfruten. Que estén sin rumbo.

Cuando decidí sentarme a establecer mis prioridades todo fluyó mejor.

¿Qué es una prioridad?

Hasta que no te planteas este tipo de reflexiones, no eres consciente de las prioridades que has elegido sin darte cuenta.

Salud, dinero, familia, amor.

¿A que dedicas más tiempo?

Eres de los que dices que la prioridad es la familia y pasas escasos segundos con ellos.

“Donde esta tu corazón esta tu Dios”

Obviamente dedicas más tiempo a lo que consciente o inconscientemente valoras más.

Por ello te invito a detenerte y responder tus prioridades.unnamed

Establece por orden de importancia tus prioridades. Si dices Dios, el amor, la paz interior, pues ahora se honesto(a) y observa en que pasas más tiempo y te darás cuenta si eres coherente o no.

Las prioridades pueden cambiar. No son estáticas. Vuelve a hacer un examen de consciencia y responde.

¿Cuales son tus tres prioridades? ¿Qué es lo más importante para ti?

Lo más importante para mi:

1.- Tener paz interior entonces ¿Cuanto tiempo dedico a restablecer esa paz?

2.- Salud ¿Cuanto tiempo invierto en cuidar de mi salud para preservarla? ¿Cómo cuidar más de mi salud? ¿Qué hago en contra de mi salud?

3.- Mi familia (Incluye mi pareja) ¿Cuanto tiempo y en que forma convivo con mi familia? ¿Cómo les demuestro mi amor?

El tipo de tus prioridades son personales. Podrá ser Dinero, diversión, amor, o trabajo, dinero, reconocimiento. Solo tú determinas tus prioridades.

Te invito a que hagas este ejercicio:

Escribe tus tres prioridades y después escribe tres preguntas en cada prioridad que te reubiquen en el camino correcto a satisfacerlas.

Te comparto la siguiente historia para tener más claro el punto:

“Un día, un anciano profesor fue llamado como experto para hablar sobre la planificación más eficaz del tiempo a los mandos superiores de algunas importantes empresas norteamericanas. Entonces decidió probar un experimento. De pie, sacó de debajo de la mesa un gran vaso de cristal vacío. A la vez tomó también una docena de grandes piedras que colocó con delicadeza, una por una, en el vaso hasta llenarlo. Cuando ya no se podían meter más, preguntó a los alumnos: «¿Les parece que el vaso está lleno?», y todos respondieron: «¡Sí!». Esperó un instante e insistió: «¿Están seguros?».

Se inclinó de nuevo y sacó de debajo de la mesa una caja llena de gravilla que echó con precisión encima de las grandes piedras, moviendo levemente el vaso para que se colara entre ellas hasta el fondo. «¿Está lleno esta vez el vaso?», preguntó. Más prudentes, los alumnos comenzaron a comprender y respondieron: «Tal vez aún no». «¡Bien!», contestó el anciano profesor. Se inclinó de nuevo y sacó esta vez un saquito de arena que, con cuidado, echó en el vaso. La arena rellenó todos los espacios que había entre las piedras y la gravilla. Así que dijo de nuevo: «¿Está lleno ahora el vaso?». Y todos, sin dudar, respondieron: «¡No!». En efecto, respondió el anciano, y, tal como esperaban, tomó la jarra que estaba en la mesa y echó agua en el vaso hasta el borde.

Se inclinó de nuevo y sacó de debajo de la mesa una caja llena de gravilla que echó con precisión encima de las grandes piedras, moviendo levemente el vaso para que se colara entre ellas hasta el fondo. «¿Está lleno esta vez el vaso?», preguntó. Más prudentes, los alumnos comenzaron a comprender y respondieron: «Tal vez aún no». «¡Bien!», contestó el anciano profesor. Se inclinó de nuevo y sacó esta vez un saquito de arena que, con cuidado, echó en el vaso. La arena rellenó todos los espacios que había entre las piedras y la gravilla. Así que dijo de nuevo: «¿Está lleno ahora el vaso?». Y todos, sin dudar, respondieron: «¡No!». En efecto, respondió el anciano, y, tal como esperaban, tomó la jarra que estaba en la mesa y echó agua en el vaso hasta el borde.

En ese momento, alzó la vista hacia el auditorio y preguntó: «¿Cuál es la gran verdad que nos muestra ese experimento?». El más audaz, pensando en el tema del curso (la planificación del tiempo), respondió: «Demuestra que también cuando nuestra agenda está completamente llena, con un poco de buena voluntad, siempre se puede añadir algún compromiso más, alguna otra cosa por hacer».

«No –respondió el professor–; no es eso. Lo que el experimento demuestra es otra cosa: si no se introducen primero las piedras grandes en el vaso, jamás se conseguirá que quepan después». Tras un instante de silencio, todos se percataron de la evidencia de la afirmación. Así que prosiguió:

«¿Cuáles son las piedras grandes, las prioridades, en su vida? ¿La salud? ¿La familia? ¿Los amigos? ¿Defender una causa? ¿Llevar a cabo algo que les importa mucho? Lo importante es meter estas piedras grandes en primer lugar en su agenda. Si se da prioridad a miles de otras cosas pequeñas (la gravilla, la arena), se llenará la vida de nimiedades y nunca se hallará tiempo para dedicarse a lo verdaderamente importante.

Así que no olviden plantearse frecuentemente la pregunta: “¿Cuáles son las piedras grandes en mi vida?” y situarlas en el primer lugar de la agenda». A continuación, con un gesto amistoso, el anciano profesor se despidió del auditorio y abandonó la sala”.

El siguiente video te invita a poner atención en lo que necesitas. Es muy importante que realices la actividad. Solo ten hojas y colores a la mano.