No puedes seguir comiendo basura

blanca

Ya no inventes pretextos ni excusas para no estar delgada. Deja de quejarte de que no te queda la ropa y de tomar productos de dieta para no engordar. Ni hablar de tomar medicamento milagroso para bajar de peso. ¿Qué no te quieres?

hagamos un reflexión profunda sobre el dicho eres lo que comes. Se necesita ser valiente para cambiar tu vida y tu forma de comer. después vendrá el disfrutar tu cuerpo sano por el resto de tu vida. no seas cobarde vamos hagamos juntas. Gran parte depende de ti.

Cualquier programa de trabajo para dejar una adicción a la comida implica tomarlo todo de un día a la vez. No te adelantes eso sólo provoca angustia.

Haz una lista de tus alimentos favoritos:

__________________________________________________________________________________________________________________________________________

Ahora revisa si tu comida esta completa con alimentos naturales y sanos:

Depura tu alacena y tu estómago. ¿Tu cuerpo se esta nutriendo sanamente?

 

Si vamos  a hacer un cambio hagamos bien. Comencemos por poner orden ¿Te parece?

1.- Revisa tus alacenas. Saca todo de ellas. Una alacena desordenada tiene efectos en tu sistema nervioso.

2.- Haz una lista de los alimentos que te conviene tener.

3.- Revisa las etiquetas de los productos.

Si no es sano… NO DEBE ESTAR AHÍ…

 

continuara…227008_227244780625875_2500081_n

Tu relación con la comida

gordo-comiendo-sandwich-obeso

Es muy importante descubrir la forma en que nos relacionamos con la comida. Este es un tema que pesa mucho en la mente de todas las personas, pues estamos viviendo de en un momento alarmante índice de crecimiento de obesidad en nuestro país.

La comida  y yo

Cuantas veces te has enojado contigo por  comido de más. Estas a disgusto contigo. Parece que tu autoestima depende de tu peso.

Eres de los que se atormentan  por su peso. Cuentas cada caloría y pasas hambre después de abotagarte culpablemente de chicharrones  y gorditas rellenas de queso y mantequilla acompañadas de tu refresco familiar. La batalla campal entre la abstinencia  la indulgencia se libre en tu cuerpo cada día.

Te exiges un esfuerzo sobrehumano  y hasta dejas de comer. Vives entre el deseo y la negación.

¿Expresas con desesperación que estas obsesionada por la comida?

Fuerte conflicto entre la comida y tú

El problema de la alimentación va más allá de la comida. Es cuestión de identidad y esencia.

La delgadez se ha convertido en la búsqueda de la mujer por la perfección.

  • ¿Por qué demonios tomamos medidas extremas para bajar de peso?
  • ¿Por qué buscamos en la comida consuelo?

La comida, el sexo y el amor son áreas cruciales para la mujer.

Come sanamente. ¡Es posible!

Come sanamente. ¡Es posible!

¿Qué comer, cuándo comer, cuánto comer?

El estar delgado equivale a tener derecho a ser amado, deseado y tener éxito.

¿La comida es tu verdadero amor?

No te exige nada, no te presiona, siempre esta disponible. La comida es tu amante.

¿Te es imposible parar de comer?

¿La comida es una pasión que te devora?

¿Cuál es tu actitud frente a la comida y a la vida?

La actitud correcta ante la comida

1.- Enamórate de tu espacio para comer

2.- Come cuando estés de buen humor

3.- Juega con los colores

¡Existen muchas razones más para comer sanamente!

Finalmente comparto contigo un cuento para mejorar tu actitud.

La actitud

Lucas era el tipo de persona que te encantaría odiar. Siempre estaba de buen humor y siempre tenía algo positivo que decir. Cuando alguien le preguntaba cómo le iba, el respondía: “Si pudiera estar mejor, tendría un gemelo”.

Era un Gerente único porque tenía varias meseras que lo habían seguido de restaurante en restaurante. La razón por la que las meseras seguían a Lucas era por su actitud. él era un motivador natural: Si un empleado tenía un mal día, Lucas estaba ahí para decirle al empleado como ver el lado positivo de la situación.

Ver este estilo realmente me causó curiosidad, así que un día fui a buscar a Lucas y le pregunté: No lo entiendo… no es posible ser una persona positiva todo el tiempo ¿cómo lo haces?.
Lucas respondió: “Cada mañana me despierto y me digo a mí mismo, Lucas, tienes dos opciones hoy: Puedes escoger estar de “buen humor” o puedes escoger estar de “mal humor”. Escojo estar de “buen humor”.

“Cada vez que sucede algo malo, puedo escoger entre ser una víctima o aprender de ello. Escojo aprender de ello”.

“Cada vez que alguien viene a mí para quejarse, puedo aceptar su queja o puedo señalarle el lado positivo de la vida. Escojo el lado positivo de la vida”.
“Sí claro, pero no es tan fácil” (protesté).
“Sí lo es”, dijo Lucas. “Todo en la vida es acerca de elecciones. Cuando quitas todo lo demás, cada situación es una elección”. “Tu eliges como reaccionas a cada situación, tu eliges como la gente afectará tu estado de ánimo, tu eliges estar de buen humor o mal humor”.

En resumen: “TÚ ELIGES COMO VIVIR LA VIDA“.
Reflexioné en lo que Lucas me dijo. Poco tiempo después, dejé la industria restaurantera para iniciar mi propio negocio. Perdimos contacto, pero con frecuencia pensaba en Lucas cuando tenía que hacer una elección en la vida en vez de reaccionar a ella.

Varios años más tarde, me enteré que Lucas hizo algo que nunca debe hacerse en un negocio de restaurante: Dejó la puerta de atrás abierta una mañana y fue asaltado por 3 ladrones armados.
Mientras trataba de abrir la caja fuerte, su mano temblando por el nerviosismo, resbaló de la combinación. Los asaltantes sintieron pánico y le dispararon. Con mucha suerte, Lucas fue encontrado relativamente pronto y llevado de emergencia a una clínica. Después de 18hs. de cirugía y semanas de terapia intensiva, Lucas fue dado de alta aún con fragmentos de bala en su cuerpo.

Me encontré con Lucas seis meses después del accidente y cuando le pregunté como estaba, me respondió: “Si pudiera estar mejor, tendría un gemelo”. Le pregunté qué paso por su mente en el momento del asalto. Contestó: “Lo primero que vino a mi mente fue que debía haber cerrado con llave la puerta de atrás. Cuando estaba tirado en el piso recordé que tenía 2 opciones: Podía elegir vivir o podía elegir morir. Elegí vivir.

¿No sentiste miedo?, le pregunté.
Lucas continuó: “Los médicos fueron geniales. No dejaban de decirme que iba a estar bien. Pero cuando me llevaron al quirófano y vi las expresiones en las caras de médicos y enfermeras, realmente me asusté… podía leer en sus ojos: es hombre muerto. Supe entonces que debía tomar una decisión… “

¿Qué hiciste? pregunté.

Bueno… uno de los médicos me preguntó si era alérgico a algo y respirando profundo, grité: Sí, a las balas!!, Mientras reían les dije: “Estoy escogiendo vivir… opérenme como si estuviera vivo, no muerto”. Lucas vivió por la maestría de los médicos pero sobre todo por su asombrosa actitud.
Aprendí que cada día tenemos la elección de vivir plenamente, la ACTITUD, al final, lo es todo.

Buen provecho.

¿Maltrato mi cuerpo con la comida?

Alimentacion sana

Existen aspectos psicológicos que facilitan que logremos el cuerpo deseado. Tus emociones y la manera en que las manejas influyen en la forma de tu cuerpo.

Muchas personas después de una terapia comienzan a bajar de peso.  Incluso sin necesidad de hacer dietas. ¿Por qué?  Por qué las emociones pueden llevarnos a comer insanamente.

Los Bloqueos

Te ha pasado que cuentas a todo mundo que estas a DIETA y antes de las 24 horas ya claudicaste.

¿Sabes por qué?

Utilizamos la comida para lastimarnos.  Nos bloqueamos con  la mente consciente. Con la subconsciente  y de paso con la inconsciente.

¿Qué hacer?

Identifica tus bloqueos y habla con ellos.

¿Cómo?

Repite en voz alta todos tus bloqueos que te dices. Lánzalos al universo y libérate.

 Decálogo para bajar de peso emocionalmente

1.- Me acepto y me aprecio ahora mismo.

2.- Soy capaz de superar mi problema de adicción a la comida

3.- Me siento bien conmigo misma

4.- Tengo una actitud positiva

5.- Tengo mucha fuerza de voluntad

6.- Mi cerebro es mi aliado

7.- Mis defectos son mis aliados en mi vida

8.- tengo objetivos  claros

9.- Soy creadora de mi destino

Ahora, solo come cuando tengas hambre de verdad. Masca lentamente cada bocado. Concéntrate en actividades positivas. Compaña tus comidas con agua natural. Siente como los alimentos entran a tu cuerpo y se vuelven parte de ti.

Disfruta tu comida.