Padres: ¡Papá, mamá, no me pegues!

maltratonino

“Lloraba y me desesperaba, la golpeé en la cara y la mordí en los brazos”

Andrés Jonathan García y su pareja Cecilia Aguilar Munguía

Una menor de cinco meses de edad fue presentada en el Hospital Civil con golpes y mordidas en el cuerpo de su hija.

Padres biológicos matan a su hija porque lloraba mucho.

Camilo fue encontrado sin vida. Edad dos años de edad muere víctima de los golpes que le dieron sus padres y un adulto amigo de ellos.

Janina de cuatro años, fue presentada muerta al Hospital Civil. La causa contusión en el cráneo y abdomen. La niña había sufrido un accidente y como no se calmo la golpearon a puño cerrado. El asesino: “su padre”.

Hoy no quiero repetir la frase “Nadie te querrá como tus padres”.

Hoy quiero sentirme como esos pequeños. No importa su nombre, si son niños o niñas. Están muertos, por los golpes de sus amados padres.

Hoy quiero sentirme como ese niño y esa niña que vive con miedo en su hogar. Que le asusta que sus padres se enojen y le peguen.

Hoy quiero ser la voz de los niños y niñas que no pueden hablar.

Monólogo del niño maltratado

¡Tengo miedo!

Mi mamá acaba de golpearme en la cara con una cuchara.

Me he portado mal. Le dije muy fuerte que tenía tanta hambre.

Mi mami me grita que no debo gritar.

Dice que es por mi bien.

Luego me pide perdón y llora.

Me cuenta que también a ella le pegaban de chiquita.

Una vez le tumbaron los dientes de un manazo en la boca.

A mi amiguito Juan le va peor que a mi.

a él su papi lo toca donde hace pipi.

Juan y yo nos escondemos bajo la cama cuando nuestros padres se enojan.

Hoy voy a esconderme bajo la cama hasta quedarme dormida.

¡Mi mami esta enojada!

Tal vez si me duermo se me pase el hambre.

¡Tengo miedo de mi papi y de mi mami!

María llego a mi consultorio. 90 años de edad. Ha perdido cordura por los años. En su delirio llora por las golpizas que recibió de niña. María es una niña maltratada. Cuando se casó, curiosamente escogió una pareja violenta. ¡Cosas de la vida!

padres que propician el maltrato infantil

Padres: ¿Cómo corrigen a un niño?

Noticia

Los casos de maltrato infantil atendidos dentro del Hospital Civil se han duplicado. El maltrato infantil  es una realidad.

¿Qué piensas hacer?

 

La herencia emocional de una familia con violencia

M375/0009

¡No le pegues tan fuerte papi a mi mami por que le duele! ¡Pégale quedito, por favor! Eran los gritos de Luis de apenas 5 años mientras veía a su padre golpear ferozmente a la madre tirada en el suelo en un charco de sangre.

¡Yo no haré jamás lo mismo que mis padres! dijo Luis a los 14 años

¡Por fin me casé! salí de ese infierno. Dijo Luis a sus 20 años el día de su boda

¡Yo no quería matarla, se lo juro! finalmente exclamo Luis a los 30 años frente a la policía que tomaba declaraciones cuando recogía el cadáver de la esposa de Luis. Muerta por los golpes que le había dado la noche anterior el propio Luis en un ataque de ira ciega!

El circulo de la violencia

Comienza con un licuado de emociones como miedo, dolor, impotencia, enojo.  Lo cual aparentemente justifica la perdida del control, violencia mental, física y verbal.

Una vez pasada la crisis viene el remordimiento y de nuevo aumenta la tensión con culpas, sumisión, enojo, irritabilidad y explosión.

¿Cómo es una casa con abuso?

Gritos, ofensas, maldiciones, amenazas. Es una casa del horror. La convivencia es un infierno. Se vive el abuso nuestro de cada día y nadie dice nada.

La violencia deja huellas en la vida de la familia¿Es tu casa un lugar de abuso?

  • Hay control
  • acusaciones
  • aislamiento
  • limitaciones
  • pides que cambien
  • golpes
  • cesiones por miedo
  • estados constantes de violencia y sumisión
  • cambios de humor repentinos
  • sientes miedo
  • sensación de peligro
  • ausencia de cariño
  • caricias ausentes

 La violencia se aprende

la niñez y la adolescencia son campos fértiles para el aprendizaje. a ser violento se aprende. Desde la familia se transmiten los valores y la forma de comportarnos.

Imagina la escena dos adultos peleando. Haciéndose daño. ¿Qué tan seguro puede sentirse un niño?

¿Cómo se sienten los niños de una familia violenta?

Tristes, asustados, enojados, apenados.

Lee con atención el siguiente caso:

De toda mi vida mi padre ha sido muy violento. Sobre todo con mi mamá. Cuando éramos niños él la golpeaba. Ahora ya de mayores la sigue ofendiendo. Ayer nos dijo gritando que él tenía una amante  y que odiaba a mi madre.

Seguimos ahí porque no tenemos a dónde ir. Mi madre dice que ella no quiere ser una divorciada y darnos un mal ejemplo.

Después de esa escena como siempre pide perdón  y dice que irá al psicólogo porque esta mal lo que hace. Pero jamás lo cumple. Por favor ¿Qué podemos hacer? Mis hermanos y yo queremos hacer algo. Pero no tenemos respuesta.

Por favor:

  • Revisa si en tu hogar hay violencia.
  • Enseña con el ejemplo.
  • No permitas la violencia en tu hogar.
  • Enseña con el ejemplo a dar amor
  • Canaliza la energía al deporte
  • Cuiden lo que ven y escuchan

La familia puede dar bienestar o sensación de riesgo. La familia es un espacio de interacción afectiva y su objetivo es la intimidad, el cariño, cuidado mutuo y sentido de pertenencia.

 Evaluación

En tu familia ¿Hablas de amor? ¿Comprenden sus necesidades? ¿Son portadores de una cultura de vida o de muerte? ¿Ocultan la violencia? ¿Hay amor entre la pareja?

Sentir que los padres se entienden es un regalo para los hijos. Aprendemos a vivir el amor siendo amados por nuestra familia. ¿Qué significa ver amarse a los padres? Los hijos necesitan saber que sus padres se aman y se respetan.

Expresa el cariño

Expresa a través de gestos del cuerpo, regalando flores, palabras tiernas, miradas de afecto. El amor manifestado es un don. El niño es imitador espontaneo.

¡VIVE EL RESPETO AL OTRO EN FAMILIA!

Tarea

identifica las emociones de tu familia.

expresa tus sentimientos

Da y recibe muchos cumplidos

En el blog de Blanca Mercado – Violencia ¿Hasta dónde aguantar?

Violencia – ¿Hasta dónde aguantar?

violencia

¡Es mi cruz y no la puedo o no quiero dejar de cargarla!

¿Qué tan normal es para ti vivir la violencia como parte de tu vida? ¿Hasta dónde  aguantas y te sientes orgullosa? ¿Te lastiman un poco? ¿El amor debe doler?  ¿Te has vuelto parte de una relación destructiva y te justificas creyendo que es por amor que aguantas?

¿Te has vuelto un títere de la relación? ¿Te has preguntado por qué los demás te tratan tan mal? ¿Parecieras que traes un letrero en la espalda que dice “Patéame” ?

¿Crees que tu vida no puede cambiar?

¿Estás involucrada en una relación destructiva?

¿Cómo justificas la agresión como algo normal en tu vida?

La violencia no se justifica

¿Qué realmente quiso decir el maestro Jesús cuando dijo “Toma tu cruz y sígueme” ?

Muchas personas interpretan la cruz como carga, como una muerte lenta y tortuosa.

Implica compromiso.

Implica defender tus ideas y principios hasta la muerte.

¿Pero que ideas justifican aceptar la violencia  en tu contra?

Algunas veces la violencia se vuelve normal. Por eso las mujeres y los niños y adolescente que viven en estas familias guardan silencio.

La violencia puede ser de distintas formas. No hay que esperarnos a las golpizas.

Tristemente si una mujer va al ministerio Público y dice que su marido la golpea, le dirán “Algo habrá hecho señora”  como si la mujer o los niños y niñas fueran golpeados porque se lo merecen.

El Instituto Nacional de la mujer insiste en que es importante romper el silencio.

La violencia puede ser física, psicológica, emocional. económica, sexual.

En México más de la mitad de la población ha sufrido violencia domestica según encuestas sobre la dinámica de las relaciones en los hogares realizada en 2011.

Por favor

Si hay gritos, acusaciones, poca tolerancia entre otros. Nos habla de una relación destructiva.

Si te sientes deprimida, no valorada, incomoda en tu relación  has un examen de consciencia y se honesta no te engañes más.

Mi marido me pega lo normal

Es el título de un libro de editorial Planeta del autor Miguel Lorente Acosta en el que toca las realidades y los mitos de la agresión.

¿Por que llegamos a creer las mujeres que es normal el maltrato y el sufrimiento?

¿En el nombre de Dios aguantas?

En el nombre de Dios te pido que pongas un alto.

Ser mujer en México y en muchas partes del mundo implica sufrir malestar.

Cuestiónate ¿Para que estas en este mundo? ¿Esta es la calidad de vida que mereces?

Mujer, tienes tus propios gustos y aspiraciones, eres capaz de tomar decisiones y puedes mejorar tus circunstancias.

A ti te corresponde hacerte feliz. mayor equilibrio en todas las áreas de tu vida. no te comportes de manera masoquista. no te acostumbres al maltrato.

¿De que manera se nos educa para actuar dependientemente?

Haciéndonos creer que un hombre nos da estabilidad.

Ha que nos veamos felices solo como esposa o madre

Ha no reconocernos nuestra capacidad de poner límites

El Instituto Nacional de la mujer insiste en que es importante romper el silencio.

La violencia puede ser física, psicológica, emocional. económica, sexual.

En México más de la mitad de la población ha sufrido violencia domestica según encuestas sobre la dinámica de las relaciones en los hogares realizada en 2011.

¿De que manera se nos educa para actuar de forma dependiente?

Haciéndonos creer que un hombre nos da estabilidad.

A que nos veamos felices solo como esposa o madre.

A no reconocernos nuestra capacidad de poner límites.Violencia: Mujer golpeada

una mujer sufrida y abnegada con gran capacidad para sufrir  que se impide actuar libremente ¿Es a todo lo que aspiras?

¿Te sientes obligada a elegir entre tener éxito y tener una familia?

No te engañes. Sal de ese laberinto de dolor. Cura tus cicatrices  emocionales. Pues muy probablemente vienes de  una familia disfuncional. corta el lazo de dolor de generación tras generación.

Di  ¡basta! sana tu relación y cinco generaciones  más de mujeres sumisas.

Pon atención al siguiente caso que llegó a mi correo:

Querida Blanca

Tan solo tengo trece años. Escucho su programa todos los días desde hace un año. Desde los doce años he sido abusada sexualmente por mi hermano mayor y por uno de sus amigos. No se que hacer. Mi madre no dice nada y ha visto como me toca mi hermano burdamente delante de ella y hace comentarios obscenos y todos se ríen. En casa  todo es violencia. Mi padre golpea a mi madre por cualquier motivo. Mi madre dice que eso pasa en todas las familias. Pero Usted dice que podemos vivir sin violencia. Yo lo creo.

Estoy muy asustada. Hace una semana me llegó mi regla. No quiero salir embarazada. ¿Qué hago? Mi madre no me puede ayudar. Ni siquiera ella misma se ayuda. Por favor no diga mi nombre. ¿Qué puedo hacer?

Ha llegado el momento: recupera tu vida

Encuentra tu poder personal. Para ello debes ser responsable de tu vida. Nadie vendrá a recatarte.  ¿Vale la pena seguir sufriendo? Eres libre de hacer lo que quieras con tu vida.  Tu creas tu vida exactamente como tú crees que mereces.

¿Cómo eliges ser?

Débil, miedosa, fuerte, digna, triunfadora, cariñosa, feliz,  Tú eliges.

¿Si te hallaras en tu lecho de muerte qué lamentarías no haber logrado?

¿Qué deseos te has negado?

¿Eres libre?

El abuso sexual como forma de violencia

maltratonino

Comparto contigo el siguiente correo de forma anónima:

¡Hola Blanca! acudo en busca de su ayuda; rehíce 1 relación de la cual tuve una hija la cual tiene ahora  15 años,  yo ya tenía 2  hijas (20 y 19 años) la mayor me dijo hace 10 años que mi pareja la había “tocado” cuando ella tenía 10 años, lo cual no me dijo hasta 5 años después. los confronte y el no acepto nada, igual la desconfianza quedo, las cosas empeoraron y él se fue de mi vida por 10 años en los cuales cada uno mantuvo su respectiva relación con otra pareja, hace 1 año reiniciamos la relación y la mayor de mis hijas es la única que se opone, abiertamente expresa su inconformidad y dijo no volver a mi casa, con lo cual ya no podré verlas a ella y mi nieta, lo cual me entristece demasiado y es algo en lo cual me interesa mucho escuchar su opinión, agradezco se dirija a mí en  anonimato, espero su respuesta en radio, usted me acompaña diario a hacer la comida antes de ir al trabajo, Dios la siga bendiciendo para que nos siga ayudando tanto como lo hace. Muchísimas gracias por su atención.

 

Curiosamente el mismo día recibí también el siguiente:

Hola  Blanca,  tengo  mucho  gusto  saludarte,  me  gustaría  que  hablaras  acerca  de las  madres  que  por  nuestro  descuido   nos  han  abusado  a  una  de nuestras niñas,  cada   día  la  culpa  me  ha  atormentado  por  muchos  años  y  lloro  mucho  por  eso,  me siento  muy  culpable  ya  pasaron  muchos  años  y  me  duele  como  el  primer  día,  me  gustaría  que  dijeras  alguna  palabra  que  me  ayudara  muchas gracias  Blanca.

Una de las falsas creencias sobre el abuso sexual  ha surgido recientemente o se ha agravado.

También es falso que los abusadores son sujetos extraños o marcadamente anormales, pues se ha encontrado que pueden ser de cualquier raza, edad, nivel socio económico o de instrucción; hallándose en común algunos factores de personalidad o historia familiar,

Hasta hace poco existía la creencia de que el abuso y la violencia sexual eran poco frecuentes en los menores de edad, sin embargo se ha encontrado en estudios recientes que dos de cada tres adultos  recuerda haber sido objeto de caricias o juegos de naturaleza sexual durante su infancia, tanto con niños de su propia edad, niños mayores o adultos.

Tipos de abuso sexual a menores

  • El exhibicionismo a menores
  • Los tocamientos o caricias a personas menores
  • La violación
  • El incesto
  • La explotación sexual a menores
  • La explotación sexual a menores por la red de internet

3 de cada 10 niños y niñas, estarán en vulnerabilidad de vivir tan lamentable situación.

No existe un perfil único de las víctimas de abusos sexuales”, aunque “en un estudio con abusadores todos coinciden en que buscan a las víctimas más vulnerables, indefensas, desprotegidas. Esos son los niños de mayor factor riesgo

La cifra al concluir que más de la mitad de los abusos, en torno al 58%, se produce entre los tres y los siete años.

En cuanto al género, la mayoría de las víctimas son niñas, aunque investigaciones recientes revelan que “no hay tanta desproporción”, sobre todo si tenemos en cuenta que “para el varón es más vergonzoso denunciar”, y por tanto hay menos casos conocidos.

Ocurre en todas las familias

No hay que caer en el mito de que los abusos se producen en familias desestructuradas, pues se dan en todas las clases sociales. Son muy frecuentes dentro del entorno familiar. “Ahí los niños son muy vulnerables porque dependen de esos adultos. No pueden escapar”.

Los niños son más vulnerables en el entorno familiar, donde hay más abusos

Además del  “agravante emocional que te une al agresor”, se une el problema de que “puede cometer los abusos con mayor frecuencia, impunidad y durante más tiempo”.

Las secuelas de la víctima

El abuso sexual es tan “agresivo” y tan “perverso” que todas las áreas de la personalidad quedan afectadas. 

La primera de ellas es la sexualidad. Determinar el daño y en qué grado se produce depende de diversas variables. Puede darse desde una sexualidad muy inhibida y reprimida, a conductas sexuales compulsivas que desencadenen en la promiscuidad o incluso la prostitución. Esta última “se relaciona de una forma altísima con experiencias de abusos en la infancia”.

No recordar los hechos no evita las secuelas

A nivel cognitivo y emocional afecta a todo lo que tiene que ver con los pensamientos y la capacidad de atención: dificultad para relacionarse, rabietas,  pataletas… También provoca estrés postraumático y trastornos disociativos de identidad.

Hay casos en los que las víctimas no recuerdan los hechos, pero “eso no evita las secuelas”, según estudios  casi la mitad de las víctimas, un 48%, olvida con qué frecuencia sufrieron los abusos.

Contarlo, una necesidad para avanzar

El primer paso que hay que dar para superar un abuso sexual es desvelarlo y reconocerlo, pues el silencio mantiene la sintomatología. “Te quedas atrapado y aumenta la culpa, la responsabilidad o incluso la vergüenza de que te haya podido gustar. Es muy perverso”.

Las víctimas se sienten culpables por no haberse defendido o por no haber pedido ayuda, incluso porque les haya gustado” a la hora de superar las secuelas influyen diversos factores. Por un lado la edad en la que comenzaron, así como la frecuencia e intensidad. Por otro, la respuesta y apoyo de la sociedad y la familia.

La cicatriz no te la quita nadie, queda para toda la vida.

Desgraciadamente hay muchas veces en las que “los niños no pueden hablar. La sociedad y la familia no les responden y ellos callan, y como es tan adictivo…, pues las circunstancias hacen que sea un paraíso para los abusadores” “el abuso sexual infantil es el tabú más profundo en todas las culturas y civilizaciones desde hace siglos”.

 ¿Cómo detectar un caso de abuso?

Indicadores físicos: aunque con frecuencia los abusos sexuales no producen lesiones físicas, entre los indicadores y lesiones de este tipo de abuso se encuentran el sangrado en genitales o ano, las fisuras anales, los moretones, la infección urinaria y el dolor al sentarse o andar. Entre los indicadores físicos están, también, los problemas del sueño o alimentación y el embarazo en adolescentes.

Conductas: aislamiento social, desconfianza relacional, conocimiento y/o práctica de conductas sexuales no propias de la edad, lenguaje sexual, incremento de la actividad masturbatoria, agredir a otros, delincuencia y uso de drogas en la adolescencia, problemas escolares, etc.

Emociones: síntomas de ansiedad, terrores nocturnos, depresión, sentimiento de culpa, miedo a los adultos o a un adulto específico, agresión, conflictos con la familia o amigos.

¿Qué hacer ante un posible caso de abuso?

Propiciar la confianza. Padres y educadores deben animarles a hablar (“Ten confianza en mí”, “Puedes contarme lo que sea”, “Quiero escuchar lo que me quieres decir”, “Yo puedo ayudarte a solucionarlo”).

Creer al niño. No hay que cuestionar la veracidad de los hechos porque cuando los niños cuentan un abuso, no mienten prácticamente nunca.

Decirle que no es culpable. Casi siempre muestran sentimientos de culpabilidad, por lo que es muy importante dejarle claro que él no tiene ninguna culpa, que el responsable es el agresor (“Tú no has hecho nada malo”, “No es tu culpa”, “Tú no has podido evitarlo).

Hacer que se sienta orgulloso por haberlo contado. Quienes comunican estos hechos son valientes (“Estoy muy orgulloso de ti por habérmelo contado”, “Has sido muy valiente al contarme esto”).

Asegurarle que no le ocurrirá nada, que el abuso no se repetirá y no habrá represalias (“Ahora que me lo has contado, ya no volverá a suceder”).

Decirle que saldrá adelante

Expresarle afecto. Necesitan sentirse seguros y queridos, sobre todo en situaciones traumáticas como en los casos de abusos sexuales.

Hablar de lo ocurrido y del agresor. El niño debe reconocer sus sentimientos. Hay que animarle a hablar del abuso y hablar del agresor como alguien que necesita ayuda.